Archivo de la categoría: Inicio

Inicio del Blog: Libertad en la literatura

Durante un año tuve la oportunidad de reunirme algunos viernes con estudiantes en la cafetería central de mi Universidad, Faustino, a las seis de la tarde para hablar sobre libros. Eran encuentros informales donde aprendimos a leer juntos algunas de las mejores novelas del siglo XX. Terminado el curso, los encuentros se interrumpieron. Al año siguiente las exigencias académicas impidieron que continuáramos viéndonos para disfrutar de nuestra lectura compartida de libros.

Pensando después sobre las inquietudes de estos estudiantes, reflejadas en muchas de las novelas que compartimos, caí en la cuenta del anhelo de libertad, de liberación interior, que late en buena parte de la literatura contemporánea; y también en nuestra vida. Decidí entonces continuar aquellos encuentros en un foro distinto, potencialmente universal, aunque realmente mucho más limitado, pues las relaciones humanas no son virtualmente reproducibles.

No sé si esto funcionará. Es mi primer blog. No nací con un ordenador o computadora en la mano y no domino el lenguaje de las redes. Estoy habituado a escribir trabajos académicos y me han dicho que esto es otra cosa. Tampoco me importa demasiado. Escribo para pensar. También para compartir lo que pienso. Si algún navegante despistado entra en este blog y algunas de las palabras le sirven de algo, este experimento habrá valido la pena. A todo el mundo le importa la libertad. O debería importarle. El mundo moderno tiene en gran estima la libertad, al menos en su dimensión política. Nunca se ha hablado tanto de libertad, ni se han emprendido tantas guerras para defenderla. Y sin embargo, se estima en cerca de 27 millones el número de esclavos en el mundo. Los informes al respecto de Naciones Unidos producen auténtico horror.  Pero junto a esta esclavitud, existe otra, que no aparecerá en ninguna estadística porque es invisible. Es la esclavitud interior, origen en muchos casos de la otra.

La libertad no es sólo un derecho. Es también una obligación y su logro exige empeño. Sobre esta liberación trata este blog. La literatura del siglo XX habla de ella. Solo hace falta estar atentos y escuchar. Pero para eso hace falta silencio…